Hay un grito en la noche

Hay un grito en la noche
lagartos que pernoctan a orillas del río
soñando latitudes más cálidas
en completo silencio

Aparece un destello en el sueño del niño
y un agujero negro
se cansa de engullir
y de no generar materia

Existe un filo en el ojo del asesino
que camina a oscuras
por el callejón, aparentemente
a plena luz del día
apretando una empuñadura

Rompe por fin el agua
su prisión de roca en la montaña
cada primavera
llegando al final del verano al mar
anhelando contener el secreto
del veneno en cada una de sus venas

Veo una sombra en el espejo
y soy yo
y yo es el otro
o soy yo
o yo es el otro
y yo les miro
o ellos me miran
o yo no miro
y miran hacia otro lado

Así, me intoxico de sueño etílico
entre gritos,
destellos,
oscuridad,
veneno
y de silencio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *