Besos, carantoñas y achuchones

(Oh boy
maldito
el día que descubrieron a Su excelencia
escondido en una caja de madera
acurrucado con su esposa Catalina
sin dientes)

oh boy, what a night
recuerdo la primera vez
que me paré a escuchar la noche
y el miedo se apoderó de mí
pero acudiste en mi auxilio
(y gracias a tí, otros muchos
y Kerouac
y otros muchos)
y las arañas seguían estando por ahí
pero tú las espantabas de mi cabeza
y me animabas a escuchar más
o a leer más
Ted Gioia, apareció en la noche
mientras tú seguías contando historias
de gente llamada Miles, o Charlie, o Coltrane
un libro de Joachim Berend apareció entre mis manos
en un chiringuito de Málaga, mientras ella pasaba sus días estudiando
gracias a ti

todo, todos
gracias a ti,
Maestro Cifu
Besos
carantoñas
y achuchones múltiples

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *