Archivos mensuales: enero 2014

Hacia ninguna parte

Me encontraba como solía decirse, en mitad de camino hacia ninguna parte. Otra vez había vuelto a quedarme dormido. Si hubiese tenido un trabajo, habría llegado tarde. Soñé con mostradores de farmacia, un centro comercial que solía visitar en mis pesadillas desde que era niño y gente a la que hacía tiempo que no veía. Tenía la cabeza empapada y en el cuarto parecía condensarse toda la humedad que mis cansados pulmones habían sido capaces de producir durante las horas de sueño. En un primer momento, me sentí desubicado. Aquella habitación no me resultaba familiar. Me caí literalmente de la cama, vestido todavía con la ropa del día anterior. Después de lavarme un poco la cara en el lavabo, cerré la puerta del cuarto y pasé al pequeño salón. Hacía un frío de mil demonios en aquella época del año, parecía que aquella noche iba a nevar de nuevo. Sobre la mesa descansaban media botella de bourbon y dos vasos de cristal apenas llenos. En un sillón apartado en una esquina de la habitación había una pila de libros antiguos; novelas de aventuras de principios de siglo, tratados de filosofía y anatomía y algunos viejos manuales de cine que mi amigo no había podido colocar en ningún otro sitio por no tener sitio en su casa para poner estanterías. Me puse el abrigo, que descansaba encima de aquel montón de libros, y decidí salir a la calle a dar una vuelta que me despejara la cabeza y fumar un cigarrillo para aclararme la garganta.

La Navidad ya había invadido todo ahí fuera. Los escaparates estaban decorados con brillantes adornos dorados, los cantos navideños resonaban en la megafonía por todas las calles y avenidas del centro y los discos número uno en ventas lo hacían en las grandes superficies comerciales. A pesar del ambiente festivo y hogareño, mi corazón parecía haber caído bajo el efecto de algún oscuro hechizo vudú. Mis ojos veían las luces de los semáforos y de los coches a través de una espesa niebla que lo cubría todo, y que a nadie a mi alrededor parecía importarle.

Sigue leyendo Hacia ninguna parte