Archivos mensuales: junio 2013

ahora

ahora
entrevistan a ramón chao en la radio
acaba de pasar mi media jornada de trabajo
tomo café caliente
sabe muy bien
suena una versión de “clandestino”
adulterada por josé mercé
y de repente
la canción termina
y comienza “jane s piddy”, de rodríguez

es ahora
no más gritos
no más insultos
las malas palabras se han acostado
la ciudad entera duerme
los ángeles de la noche me protegen
y yo bebo de mi café
y me entretengo leyendo

Va por ti, James

No sé exactamente el año. Creo que dos mil cinco o dos mil seis. Volvía de la exposición de ARCO. Como de costumbre por aquella época, me perdí volviendo a casa mientras conducía el smart rojo que mi padre tenía por aquel entonces. Pasaba cerca de las cuatro torres que acababan de construir hacía relativamente poco. En el coche sonaba una canción que no había escuchado jamás. No conocía al intérprete. Me sonaba moderno, la instrumentación muy peculiar para ser sonido definitivamente blues. De la letra iba captando algunas cosas, como que hay que obedecer a alguien. Al diablo o a la ley*. Creo que era algo así. No sabía que, tan sólo unos pocos años después, esa canción estaría entre mis favoritas y su autor entre uno de mis más grandes ídolos. Cosas de la vida. En mi delirio auditivo anglosajón, me pareció atrapar la frase “You may have a DVD”**. Y entonces relacioné (MUY erróneamente) aquella frase con la serie de televisión en la que sonaba aquella canción.

Estaba escuchando la banda sonora de la serie de televisión (emitida en Estados Unidos por la HBO), Los Soprano. Dios, qué añito pasé, totalmente enganchado a las batallas, triunfos, derrotas, heridas y asesinatos del Gran Anthony Soprano, Tony, y de las del resto de su “familia” -Silvio Dante, Paulie Gualtieri, Sal “Big Pussy” Bonpensiero y Christopher Moltisanti (sobre todo de éste). Mi equivocación sobre la frase del DVD supongo que vino provocada por aquel robo y contrabando de unos reproductores de alta fidelidad que cometían Tony y su banda en uno de los primeros capítulos de la serie.

No obstante, si jugamos y distorsionamos un poco las dos frases, al final, resultó que ambas sí podrían estar relacionadas con la temática de la serie. Tony era un grande, igual que James Gandolfini, fallecido hoy mismo. Comenzó en su oficio como empiezan muchos otros, haciendo numerosos trabajillos y papeles secundarios. Y terminaría siendo el líder una organización criminal y una figura imperecedera en la gran pantalla, un auténtico y carismático monstruo en todas sus vertientes. Pero al final, la vida, el trabajo, la familia y muchas otras cosas se suceden, y después, simplemente, todo “termina terminando”.

James, igual que Tony era un jefe, es uno de los grandes. No se me ocurre otro posible final a todo esto mas que terminar tal y como lo he empezado, con música.

* No era “la ley” (“the law”), si no “Dios”, el Señor (“the Lord”).

** ”You may be a business man or some high degree thief” es la frase que en verdad sonaba en aquella estrofa, confundiendo con bastante error, como ya he dicho, “de-gree-thief” con “DVD”.

Quisiera pedir perdón desde aquí a Mónica, mi profesora de inglés, por no haber prestado suficiente atención en clase a los ejercicios de listening.

La canción era “Gotta Serve Somebody”, de Bob Dylan, publicada en el año 1979.