Los perros, la gente, los sueños y los muertos

El sueño de anoche sí que fue extraño. Bueno, tal vez LOS SUEÑOS, porque fue una de esas noches en las que te ves paseado por una serie de sueños como si de un pase de varias películas seguidas se tratara. Una de esas noches en las que los sueños te sientan bien y mal cuando despiertas al amanecer, pero no estás seguro de porqué, incluso recuerdas haberte sentido ligeramente asustado, sin llegar a sentir miedo del todo. Lo del miedo creo que es por el extraño binomio entre irrealidad y surrealismo que inspiraba todo. Y por un gran perro que por poco estuvo de amputarme una pierna de cuajo. En el último momento tuve que cerrar los ojos, para evitar que me atacara. Y al abrir los ojos, vi que el pequeño bulldog, quizás fuera un dóberman, pasaba de largo delante mía y se iba corriendo a molestar a otra persona.
Si en un sueño, cierras los ojos, y antes de volver a abrirlos te ha dado tiempo a pensar que estás soñando, a sentir miedo, algo parecido a una sensación física de dolor, y a no poder despertarte, estás en un sueño bastante peligroso y profundo. Porque no sabes lo que te vas a encontrar ahí abajo.
Sentí euforia, había mucha gente conocida y no conocida por mí y yo parecía ser el centro de atención por algún motivo. En uno de los sueños había gente con la que hablé una o dos veces en mi vida hacía ya más de diez años y de los que no había vuelto a saber nada. Hasta iban acompañados por amigos suyos inventados por mí. La mente asusta, a eso me refería antes con lo de peligroso. Seguían teniendo la misma voz y haciendo los mismos gestos. Miraban y hablaban igual, como siempre.
Por supuesto, sé que si me encontrara con una de esas personas, estarían bastante más cambiadas que en mi sueño. Al menos la mayoría. No obstante, puede que te lleves una sorpresa. Puede que introduzcas en el buscador de internet el nombre vagamente familiar y, en el momento en el que comienzas a ver un video o una entrevista a esa persona, el pasado salte sobre ti y te muerda la pierna como un perro en un sueño del infierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *