y la Luna

La Luna.
La Luna se ha vuelto a recostar sobre su gran colchón de antesdeayeres.
La Luna apoya su esférica cabeza sobre su brazo izquierdo.
La Luna sonríe diabólicamente a una nube mientras me mira.
La Luna vuelve a reírse de mi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *