extraño

a través de un pasillo oscuro
donde las paredes son muros sordos
los vasos en que me observo, están siempre vacíos
igual que los ojos que me observan, vacíos
y yo pregunto, pero nadie contesta
quiero gritar, pero no quiero
y sé que a la vez puedo,
pero no puedo
así que, no queda más que
tumbarme
y dejarme caer
ser atraído por la tierra
volveré a ella
ella tendrá las llaves
a estos porqués
mientras tanto,
la casa se llena
de risas
locura
nervios
espejos
ruido
y frío
y todo el mundo me habla
y nadie me dice nada
y todo el mundo sabe
mas, nadie piensa
en lo poco que saben

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *