Gran sol secreto

Lo siento
o
tal vez sea una manera
de darme carta blanca
para arrojarme en los
brazos de la
liberalizadora pasión
de la delincuencia gratuita con
pistola de seis tiros en mano,
de abrir las puertas de mi
cabeza
y aceptar el caos que nos rodea
y propagarlo como una infección
Tenemos ideas, es lo importante
eso dicen, que es importante
y no dejarnos nunca de preguntarnos,
pues lo siento
(o mejor dicho, no)
por no entrar en el patrón de las cosas
ni cultivar mi cuerpo con
vitaminas y preferir
otras tantas cosas
muy malas y muy buenas,
la idiotez es el paradigma,
la gran banderola
de estas generaciones ancianas.
La culpa es del enemigo
siempre
siempre, del hombre del traje
gris
si no estás con ellos, eres contrario
a ellos,
si no echas un papel al cubo
no pertenecerás a la élite
¡todo el mundo debe colocarse!
al fin y al cabo, si no
lo hacemos nosotros mismos
puede que alguien termine haciéndolo
por nosotros
¡qué gesto más acorde con este
tiempo!
¡qué postura más gratuita
ignorante, fácil, idiota!
“si no echas el papel correcto
en el cubo,
¡no eres ningún patriota!”
Chico,
me subo a lomos
de un elefante rosa y me voy
al desierto un rato
a escuchar la poesía de las palmeras
puede que un gran ente dorado
guíe todos y cada uno de mis actos
y otro, oscuro y terrible, envidioso,
me comande en cada una de mis acciones
jamás perpetradas
Sí, puede que escriba en una pared
de más de veintitantos kilómetros
de largo
la compleja historia de mi gran
sol secreto
que me baña con su luz
cada mañana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *