simplemente un día extraño

hay días en los que las palabras no salen
de los dedos
días extraños en los que sólo tiene cabida
el color negro
días en los que la lluvia no termina de caer
sin cesar en su empeño
de destrozar el papel donde apunté las cuatro cosas
que me dijiste que hiciera
para que todo fuera perfecto

las hojas en blanco tienen kilómetros de longitud
y terminan
en el cubo de la basura, junto con otros proyectos
y otras alegrías
no quiero nada de nadie, ni que nadie venga
y me pida
que cante o baile o sueñe o disfrute
o en el peor de los casos
que sonría

hoy pongo mi corazón en una cueva
y lo dejo hibernando medio año
hoy no consigo que nada salga bien
o sea fácil como antaño
hoy todos los dolores se ponen de acuerdo
para lograr hacerte daño
hoy, tal y cómo dije antes, no hay ganas de nada
simplemente es un día extraño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *