Archivos mensuales: Noviembre 2010

Las manos de los chicos del banco

Le llamaban Julito sus familiares; su padre y su madre y también su hermano, así como su círculo de amigos más íntimos. El resto de la gente, en el trabajo, le llamaba Julio. A él no le importaba cómo lo hicieran, mientras fuera de una u otra manera y nunca con una de esas horribles deformaciones como “Julillo” o “Juli”, la cual le parecía especialmente desagradable y bastante afeminada. Aquel mote, que tan poco le gustaba, le acarreó muchos problemas y peleas en el colegio, donde no le fue demasiado bien, aunque no era necesariamente tonto. Quizá por eso, por no ser ni creerse él mismo un completo inútil, fue capaz de estudiar algo sobre el funcionamiento de la televisión, que siempre había sido para Julio uno de sus grandes pasatiempos, para desgracia de su carrera académica. Porque a Julio le gustaba mucho, de vez en cuando, quedarse embobado viendo cosas, y no sólo el aparato de televisión. Cuando viajaba en tren, de camino a su escuela o a algún otro lugar, se fijaba siempre en la gente del campo y en sus manos. Las suyas le avergonzaban un poco, al vérselas siempre tan blancas y suaves, en contraste con las duras, ásperas y sufridas manos de la gente que trabajaba en el campo diariamente. Lo mismo le pasaba con las manos de los obreros, albañiles, carpinteros y cualquier tipo de trabajo que implicara un esfuerzo físico o trabajo duro con las manos. Sigue leyendo Las manos de los chicos del banco

cuando menos te lo esperas

cuando reniegues de tus viojes dioses;
es bueno pensar,
cuando esperas a que se caliente tu cena;
es bueno pensar,
cuando tu novia te ha dejado;
es bueno pensar,
cuando hablas y gritas demasiado;
también es bueno pensar

cuando bailas y cantas y ríes;
es bueno pensar,
cuando terminas tus deberes del día;
es bueno pensar,
cuando lees algo que no entiendes;
es bueno pensar,
cuando lees algo que entiendes perfectamente;
incluso ahí es bueno pensar

cuando caminas por la calle solo;
es bueno pensar,
cuando ves y resubes el flop;
es bueno pensar,
cuando has dejado a tu novia;
es bueno pensar,
cuando follas con alguien como animales;
créeme, ahí, no deberías pensar

cuando el sol calienta tu espalda;
es bueno pensar,
cuando tu jefe te echa la bronca;
es bueno pensar,
cuando digas algo importante;
es bueno pensar,
cuando te dicen algo más importante;
quizás es momento de coger una botella,
y ponerte a pensar

Lobos Negros

Ya he subido a la página las fotografías de la sesión con los Lobos Negros. Fue realizada en “In Dreams Café”, en la zona de Tribunal en Madrid. La luz era un poco especial, eso explica los colores tan chocantes en algunas de ellas. Podéis acceder a ellas pinchando en la sección de fotografía o direcatemente aquí.

tan lleno de nada

¿qué motivo tiene, el anotar a toda prisa
si después no va a ser leído?
De pasear tan rápido, si luego
nada será recordado
carece de sentido
las palabras bonitas, siempre son bienvenidas
y decoran igual que un jarrón de ikea
pero, de vez en cuando no está de más
preguntarse los porqués de ciertas cosas
o buscarles su verdadera identidad
hacer revolución y gritar está bien
cuando tienes algo que decir
porque de lo contrario
volverás a tu habitación
solo
y pondrás cara de completo idiota
frente al espejo
rodeado de cosas vacías
tu vida se quedará vacía también
y tu cuerpo contendrá sólo órganos
una bonita carcasa
hueca por dentro
y todo lo que nace y crece
hueco por dentro
ya sabemos cómo acaba

Nuevas fotografías

Han sido muchos meses desde la última actualización. Hay una nueva sección titulada “Varias III” en la sección fotografía. Puedes verla directamente haciendo click aquí.
Son fotografías realizadas en su mayor parte en un viaje a Barcelona en junio de este mismo año, en película de blanco y negro y con algún retoque puntual de exposición y brillos. También hay alguna que otra de más tiempo y rescatada recientemente.
Y eso no es todo, dentro de no demasiado tiempo (¿la semana que viene?), subiré fotografías de una sesión con el grupo ochentero de rockabilly “Los Lobos Negros”. Si queréis información sobre ellos, hacer click aquí.

 

simplemente un día extraño

hay días en los que las palabras no salen
de los dedos
días extraños en los que sólo tiene cabida
el color negro
días en los que la lluvia no termina de caer
sin cesar en su empeño
de destrozar el papel donde apunté las cuatro cosas
que me dijiste que hiciera
para que todo fuera perfecto

las hojas en blanco tienen kilómetros de longitud
y terminan
en el cubo de la basura, junto con otros proyectos
y otras alegrías
no quiero nada de nadie, ni que nadie venga
y me pida
que cante o baile o sueñe o disfrute
o en el peor de los casos
que sonría

hoy pongo mi corazón en una cueva
y lo dejo hibernando medio año
hoy no consigo que nada salga bien
o sea fácil como antaño
hoy todos los dolores se ponen de acuerdo
para lograr hacerte daño
hoy, tal y cómo dije antes, no hay ganas de nada
simplemente es un día extraño

llegaron cuatro tipos disfrazados de noviembre

eran cuatro tipos andando por la calle, tres de ellos calzados. uno de ellos fumando, supuestamente muerto. cruzando sin mirar. algún señor mayor se quedó mirándoles en la lejanía. les sonaba de algo. pero ¿quiénes eran? pintores, actores… no, eran músicos. los dos de negro siguen vivos. los de colores nos dejaron hace algún tiempo, se regresaron dicen, a sus mundos de sueños y ácidos en los cielos. tantas veces imitados, adorados o idolatrados por masas grandes y pequeñas. no se les está pasando por la cabeza en ese momento la repercusión de aquel momento. simplemente, cruzaban la calle.
pues noviembre ha venido con ellos en el calendario de mi habitación. el mes de abbey road.