Pensamiento en plata

te miro a través del cañón
de mi fusil
apunto a tu pelo
más tarde apuntaré a tu cabeza
y a tus labios
durante un instante, aparto la vista del visor
y te observo, durante un instante
pienso en lo que tengo delante
lo miro, lo saboreo por unos momentos
aprieto el disparador
te quedas quieta, como muerta
rayos invisibles atrapan las huellas
de cada una de tus microcélulas
como Medusa atrapó a los Argonautas con su mirada
y, sin que sirva de precedente
eres prisionera del Ejército de Liberación de la Luz

click, click

ya no estás aquí, ahora serás recuerdo
no debí haberte disparado
porque cada disparo te mata un poco
y te va haciendo un poco más mía
en los archivos de mi memoria

la luz te robó el alma
en la oscuridad, la luz te la devolverá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *