más allá de la frontera

escapé con Magdalena, vendí mi guitarra a cambio de un lugar donde dormir
pero pude conseguir otra nueva, y toqué para Magdalena mientras huíamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *