es la hora de las locuras que se pueden contar

la reina del pulgar
conduce la música en su coche por el lugar
donde corren los proscritos en invierno
y en verano
y las farolas te miran con cara de virus
con narices largas, con ojos brillantes
con cara de virus de serie de dibujos animados
sueños de un lugar lejano, por ejemplo california
retruenan por nuestros desgastados y marchitados oídos
a ritmo de vino tinto
a ritmo de latidos de hígado, pulmón y

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *