casi nunca vamos a ser los primeros en preguntarnos algo

diálogo final de “La Leyenda del Indomable”

¿Hay alguien en la casa?
¡Eh! ¡viejo amigo! ¿estás en casa esta noche? si puedes dedicarme un minuto… ya es hora de que tú y yo… charlemos un poco.
Sé que soy un mal muchacho: maté a otros hombres en la guerra y, me emborrachaba. Destrocé la propiedad municipal. Sé que nada puedo decir en mi favor, pero has de admitir que durante mucho tiempo me han salido malas cartas en el juego.
Todo da a entender que lo has dispuesto todo de tal modo que yo nunca pueda ganar, por dentro y por fuera. Reglas, reglamentos, jefes. Tú me hiciste como soy, ¿dónde he de encajar yo?
Escucha, viejo amigo, voy a decírtelo. Empecé muy fuerte y muy rápido. Pero estoy cansado, ahora. ¿Cuándo va a terminar esto? ¿Qué tienes previsto para mí? ¿Qué voy a hacer ahora?
Está bien… está bien. De rodillas, implorando…
Sí, lo que imaginaba. Sospecho que también a tí es difícil comprenderte. Un caso difícil. Supongo que habré de encontrar por mí mismo mi camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *